Que la cúrcuma es un superalimento con numerosas propiedades beneficiosas para la salud demostradas ya no es algo nuevo para la gran mayoría. Sin embargo explicar detalladamente cuales son esas propiedades no está tan claro para much@s.  Nativum, consumir con consciencia es proteger a la Tribu

La Curcuma longa, de nombre común cúrcuma, es una planta herbácea de la familia de las zingiberáceas nativa del suroeste de la India. También es conocida como azafrán del pobre o palillo en partes de Hispanoamérica, donde a menudo el nombre se acorta a azafrán (no confundir con Crocus sativus).

Descripción

La cúrcuma es una planta perenne herbácea, que alcanza una altura de hasta un metro. Con rizomas muy ramificados, de color amarillo a naranja, cilíndricos y aromáticos. Las hojas están dispuestas en dos filas. Distribución y hábitat

Está adaptada a zonas cálido húmedas. Se puede encontrar desde Polinesia y Micronesia hasta el sudeste asiático. Necesita temperaturas de entre 20 y 30 °C y una considerable pluviosidad para prosperar.3 Sangli, una ciudad en el sur de la India, es uno de los mayores productores de esta planta. Se cultiva por sus rizomas, que se emplean como especia.

En España también se cultiva en pequeñas cantidades en zonas cálidas y húmedas del país aunque en pequeñas cantidades.

Extraemos las conclusiones basadas del trabajo de «Avances en la caracterización farmacotoxicológica de la planta medicinal Curcuma longa Linn «»Advances in the pharmacological and toxicological characterization of the herbal medicine Curcuma longaLinn» de MsC. Oneyda Clapé Laffita I y MsC. Alfredo Alfonso Castillo II

PROPIEDADES COMPROBADAS CIENTÍFICAMENTE

  • Antioxidante

La cúrcuma es una fuente de antioxidantes naturales, comparada, en sus efectos preventivos del daño por radicales libres, con las vitaminas C y E, así como también con la enzima superóxido dismutasa. Varios estudios confirman su propiedad antioxidante, citroprotectora, hepatoprotectora e inmunomoduladora, mediada por la fuerte capacidad antioxidante, de conjugación y de protección del ADN de los linfocitos contra el daño peroxidativo, tanto del curcumin como de los péptidos y residuos de metionina presentes en esta planta. 11-14

Se determinó que el curcumin neutraliza el daño producido por las especies reactivas de oxígeno inducido por arsénico, al disminuir el nivel de peroxidación lipídica y aumentar las enzimas de detoxificación catalasa, superóxido dismutasa y glutatión peroxidasa, además de reforzar la reparación del ADN (por aumento de la expresión de la enzima reparadora polimerasa). 15 Esta acción antioxidante, junto con otro estudio reciente, 16 donde se comprobó que la cúrcuma inhibe la elevación (inducida por arsénico) de urea sérica, glucosa, triglicéridos, alanin aminotransferasa y butiril colinesterasa sérica, sugieren que el curcumin puede ser una alternativa económica para tratar el efecto nocivo del arsénico en poblaciones expuestas a este tóxico.

Asimismo se ha demostrado que protege contra el estrés oxidativo inducido por di-n-butilftalato a nivel testicular, por un mecanismo quimioprotector, dadas sus propiedades antioxidantes intrínsecas. Es útil para contrarrestar la toxicidad sobre el sistema reproductor inducido por di-n-butilftalato (conocido disruptor endocrino de origen industrial presente en aguas contaminadas). 17

Otro estudio concluyó que el curcumin redujo la producción de especies reactivas de oxígeno, los fragmentos de ADN, la formación de micronúcleos y la citotoxicidad en células Hep G2 inducidas por acrilamida (carcinógeno descubierto recientemente en comidas calentadas a altas temperaturas). El efecto protector de la catalasa observado en este caso sugiere que dicha citotoxicidad depende de la producción de peróxido de hidrógeno y que esta protección está mediada por un mecanismo antioxidante. Así, el consumo de curcumin puede ser una vía para prevenir o atenuar la citotoxicidad y genotoxicidad de la archilamida. 18

Algunos investigadores encontraron que este redujo los efectos tóxicos del acetaminofen in vitro, tanto a nivel hepático como renal, por una cinética dosis-dependiente, mediante la reducción en los parámetros de oxidación (glutatión peroxidasa, catalasa y malondialdehído) y potenció, además, el efecto protector de la N-acetilcisteína. Por tanto, el curcumin podría ser usado en combinación con N-acetilcisteína e incluso podría disminuirse la dosis de esta para tratar la sobredosis por acetaminofeno. 19

Se plantea que en ratas tratadas con curcumin (grupo 1) se redujeron significativamente la actividad de las enzimas séricas aspartato aminotransferasa y alanina aminotransferasa y los niveles de malondialdehído hepático, en comparación con el grupo tratado con tetracloruro de carbono. Además, en el primer grupo se incrementaron los niveles del factor de transcripción Nrf2. Este Nrf2 nuclear translocado incrementó considerablemente la actividad antioxidante de las enzimas superóxido dismutasa, catalasa y glutatión peroxidasa, así como de la enzima detoxificante en fase II, glutatión S-transferasa. 20

Para algunos estudiosos de la materia, el curcumin ejerce propiedades hepatoprotectoras (al reducir el daño oxidativo, en específico contra la inducción de hemooxigenasa-1, producida por etanol en hepatocitos), lo cual brinda una nueva opción en la prevención de la enfermedad hepática alcohólica. 21

También se observó que el curcumin induce respuesta al estrés celular en fibroblastos de piel humana normal, a través de la ruta del fosfatidil inositol-3-quinasa/Akt y señales redox, asociado a que este estimula las defensas antioxidantes celulares, lo cual puede ser un acercamiento a la terapia antienvejecimiento. 22

En la bibliografía consultada al respecto se refiere que el curcumin protege las neuronas dopaminérgicas (en específico la línea celular humana SH-SY5Y) de la toxicidad inducida por 6-hidroxidopamina, reduce la producción de especies reactivas de oxígeno y la consiguiente atenuación de la apoptosis mediada por la fosforilación de la proteína p53 y la reducción de la proporción Bax/Bcl-2. Lo anterior resulta prometedor para contrarrestar el estrés oxidativo, que como bien se conoce desempeña una función importante en la patogénesis de la enfermedad de Parkinson. 23

  • Antiinflamatorio

En animales de laboratorio se mostró la actividad antiinflamatoria de la cúrcuma, que puede ser beneficiosa para personas con osteoartritis y artritis reumatoidea. 24 Al respecto, estudios internacionales demuestran el poder antiinflamatorio que posee el curcumin, las cetonas sesquisterpénicas (turmeronas) y los polisacáridos presentes en el rizoma de esta planta, lo que justifica sus indicaciones en procesos inflamatorios artríticos, particularmente en pacientes con tendencia a trombosis, arteriosclerosis y tromboembolismo. 14,25

También se reveló que el curcumin es capaz de incrementar la expresión de la proteína kinasa fosfatasa-5 activada por mitógeno (MKP5), la que a su vez redujo la activación del factor nuclear kappa-B (NFκB) p38-dependiente, inducido por citoquinas, así como la ciclooxigenasa-2 (COX-2), la interleukina-6 (IL-6) y la interleukina-8 (IL-8), en células epiteliales prostáticas normales. Lo anterior sugiere que este incrementa la actividad antiinflamatoria directa del MKP5 y se observa, además, que las líneas celulares de cáncer de próstata DU 145, PC-3, LNCaP y LAPC-4 retuvieron mayormente esta capacidad aumentada del MKP5. En resumen, el curcumin, al disminuir la inflamación prostática, podría utilizarse como quimiopreventivo de este tipo de cáncer. 26

Otro estudio indica que protege potencialmente contra la inflamación del músculo cardíaco, al suprimir la expresión de la interleukina (IL)-1β, el factor de necrosis tumoral (TNF)-α y GATA-4, así como el factor nuclear NF-κB en la proteína miocárdica, con la consiguiente reducción en la proporción peso del corazón/peso corporal, lo cual disminuye, además, el área de las lesiones inflamatorias. Todo lo anterior se corroboró por estudios hemodinámicos y ecocardiográficos, donde se sugiere una nueva estrategia terapéutica para la miocarditis autoimmune. 27

Se reportan datos en humanos que indican el posible beneficio del curcumin (como antiinflamatorio) para tratar la uveítis, 11 pero se necesitan estudios más confiables en este sentido.

  • Inmunomodulador

Se demostró que los curcuminoides y polisacáridos presentes en la fracción de alta polaridad de un extracto acuoso caliente de Curcuma longa Linn cruda, producen efectos estimulantes sobre la proliferación de células mononucleares de sangre periférica y que la producción de citoquinas TGF-β, TNF-α, GM-CSF, IL-1α, IL-5, IL-6, IL-8, IL-10 e IL-13 fue modulada por la fracción del extracto de cúrcuma con mayor proporción de polisacáridos, aumentando también, por dicha fracción del extracto acuoso, la proporción de CD14 positivo. Tales efectos inmunoestimulantes pueden ser de gran importancia para utilizar esta planta como suplemento adyuvante en pacientes con cáncer, especialmente cuando la función inmune está deprimida como en caso de la quimioterapia. 28

  • Antineoplásico

Estudios preclínicos notifican que el curcumin presente en esta planta interfiere con las acciones proliferativas de 3 líneas de células de melanoma (C32, G-361 y WM 266-4), es altamente invasivo contra las células CL1-5 de adenocarcinoma de pulmón, posee efectos radiosensibilizantes en la línea celular PC-3 del mutante p53 del cáncer de próstata e inhibe la metástasis en el cáncer de mama en ratones, según informe del Centro de Cáncer de la Universidad de Texas. 29,30 El rizoma presenta propiedades citostáticas en modelos in vitro e in vivo a dosis de 100 mg/kg (vía oral), por lo que se ha considerado la actividad antioxidante, antiangiogénesis y efectos directos sobre las células cancerígenas. Actualmente existen varios estudios internacionales sobre la cúrcuma para la prevención o el tratamiento de personas con neoplasia. 11,14,30

Se conoce que en pacientes con leucemia el curcumin es capaz de inducir apoptosis sobre células K-562 e iniciar una liberación del citocromo C desde la mitocondria al citosol, lo cual se evidencia por el incremento en el ADN que contiene la subregión G1.

Esta apoptosis está mediada por la activación de las caspasas 3 y 8, por lo que incrementa la regulación del gen apoptósico Bax y la concomitante reducción en la regulación del gen antiapoptósico Bcl-2. Además, el curcumin inhibe la actividad de la telomerasa (transcriptasa reversa que se activa en las células tumorales), de forma dosis y tiempo-dependiente, dado por la supresión en la translocación de la telomerasa, desde el citosol al núcleo celular, lo cual representa una importante función en la inducción de apoptosis en esta línea celular de leucemia. 31

Recientemente se estudió que el curcumin, al incrementar la capacidad de enlace de anexina V y activar la expresión de caspasa-3, también induce apoptosis y citotoxicidad sobre la línea de células HL-60 en individuos con leucemia promielocítica aguda, lo cual reduce significativamente la proliferación celular y sugiere que este podría ser un potencial terapéutico en estos casos. 32

No obstante esta amplia aplicación en el tratamiento del cáncer, la eficacia terapéutica de esta planta está limitada por la poca biodisponibilidad en el sitio del tumor, de su principal componente curcumin. Por tanto, un estudio reciente demostró que si se forma un complejo curcumin-beta-ciclodextrina (CD-30) aumentan las características hidrofílicas, lo cual garantiza que este, encapsulado en la ciclodextrina, tenga mayor entrega a las células cancerígenas de próstata y se logre mejor captación intracelular del curcumin libre, de manera que se incrementa la actividad anticancerígena de dicho componente, lo que sugiere una alternativa de diseño de formas farmacéuticas más biodisponibles al formular este principio activo. 33

En cuanto al efecto tóxico se corroboró que inhibe la proliferación y migración de las células de cáncer de mama (MDA-MB-231) y detiene el ciclo celular G2/M de forma dosis-dependiente. De este modo se incrementa la expresión de proteína p21 y Bax y disminuye la de la p51 y Bcl-2 en dichas células cancerígenas, por lo que aumenta la proporción Bax/Bcl-2, con la consiguiente inducción de apoptosis a las células MDA-MB-231. Además, el curcumin inhibe la migración de dichas células al reducir la expresión del factor nuclear (NF-κB) p65; representa un potencial terapéutico para los afectados por este tipo de cáncer. 34

Un nuevo estudio mostró que ejerce efecto citotóxico al modular los factores de iniciación eucariótica eIF2α y eIF4E en células epiteliales de adenocarcinoma de pulmón, de la línea A549. Al tratar estas células con curcumin disminuyeron las expresiones de proteínas de eIF2α, eIF4E y fosfo-4E-BP1, mientras las del fosfo-eIF2α y fosfo-eIF4E aumentaron, lo cual fue dosis y tiempo-dependiente. Esto sugiere que puede reducir la viabilidad de dichas células cancerígenas al prohibir la iniciación de la síntesis proteica, mediante la modulación en la expresión de eIF2α y eIF4E, que cumplen una función importante en la regulación del crecimiento y la proliferación celular, todo lo cual resulta prometedor en el tratamiento de pacientes con adenocarcinoma de pulmón. 35

Asimismo se demostró que produce apoptosis en células de cáncer de pulmón PC-9, al suprimir el crecimiento celular y activar el daño al ADN inducido por los genes 45 y 153. El curcumin incrementó la expresión del GADD45 (gen efector de la proteína de supresión tumoral p53) y del GADD153 (asociado a función celular preventiva del cáncer), de forma independiente a p53; interrumpió el crecimiento de las células PC-9 y detuvo el ciclo celular G1/S, con la consiguiente inducción de apoptosis. También estimuló la expresión de ciclina, dependiente de los genes inhibidores de quinasa p21 y p27, mientras inhibió la expresión de los genes de Bcl-2, ciclina D1, CDK2, CDK4 y CDK6, todos vinculados al incremento de GADD45 y 153 por curcumin, como mecanismo primario de su acción anticancerígena, lo cual resulta prometedor en la terapia contra el cáncer de pulmón. 36

Otro estudio evidenció que al combinar la (-)-epicatequina del té verde con el curcumin, se incrementa la inhibición del crecimiento celular y la apoptosis en las células PC-9 y A549 en el cáncer de pulmón. Esta combinación reforzó igualmente el incremento en la expresión de los genes GADD153 y GADD45; resultados de gran importancia para diseñar nuevas formas que potencien la actividad quimiopreventiva de este en la dieta. 37

Por otra parte, algunos autores revelaron que al combinarse el curcumin con gemcitabina disminuyeron significativamente el marcador de proliferación celular Ki-67 y la densidad de los microvasos (CD31) en un cultivo de tejido de células 253JBV de tumor de vejiga. Por sí solo abolió la activación del factor nuclear NF-κB, indujo apoptosis y redujo la expresión de ciclina D1, VEGF, COX-2, c-myc y Bcl-2 en dichas células. Esto muestra que aunque posee efectos antitumorales propios, potencia los efectos del antineoplásico gemcitabina, importante como tratamiento en estos casos. 38

Se ha comprobado que el curcumin, alinducir daño a su ADN y detener las fases S y G2/M del ciclo de división de estas células cancerígenas activa la inhibición en la proliferación celular en las células HCT116 de carcinoma colorrectal. 39

  • Protector gástrico

Existen evidencias preliminares de que la cúrcuma puede aliviar la indigestión por comidas grasas y la dispepsia, además de que se ha usado frecuentemente como opción terapéutica para mejorar las úlceras en estómago y duodeno. 40 Su administración por vía oral en ratas disminuye la secreción de jugo gástrico e incrementa los contenidos de mucina, aspecto que se ha corroborado en ensayos clínicos al respecto. Protege contra las úlceras gástricas que causan los fármacos analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos (indometacina, ibuprofeno o naproxeno); sin embargo, en altas dosis o en uso prolongado, esta planta puede provocar malestar estomacal, por lo que se necesitan evidencias confiables antes de recomendar su empleo. 6,41

  • Preventivo de cálculos biliares y estimulante del flujo biliar

Se dice que en la India hay pocas personas con cálculos biliares, lo cual se acredita a la incorporación de la cúrcuma a la dieta. Se ha informado que el curcumin puede prevenir cálculos biliares, aunque también se plantea que esta planta, al aumentar la contracción de la vesicular biliar, puede estar contraindicada en pacientes con cálculos biliares activos. 11

  • Hepatoprotector

Se reconoció la actividad hepatoprotectora del rizoma de la planta (con dosis oral de 100 mg/kg) en un estudio preclínico con modelos experimentales in vitro e in vivo. 11 Algunos investigadores demostraron recientemente el efecto quimiopreventivo de la Curcuma longa Linn sobre el tejido hepático, en ratones transgénicos con proteína X del virus de la hepatitis B, pues al administrarle un concentrado acuoso de esta planta se redujo la grasa visceral hepática, disminuyó la proporción peso hepático/peso corporal, aumentó el antígeno nuclear de proliferación celular (PCNA), que indicó una regeneración del tejido hepático dañado, disminuyó la expresión de la proteína X del virus de hepatitis B y se incrementó la expresión p21 y ciclina D1, con el consiguiente aumento en la proteína p53. Esto sugiere que dicha planta puede resultar un agente hepatoprotector potencial en etapas tempranas o tardías de la enfermedad hepática, relativa al mencionado virus, específicamente de la hepatocarcinogénesis. 42

  • Antifibrótico

Se demostró el efecto antifibrótico e inductor de apoptosis del curcumin sobre células estrelladas hepáticas de la línea HSC-T6, lo cual sugiere 2 mecanismos, según la concentración: bajas concentraciones de curcumin (10 microM) suprimen la expresión de actina de músculo liso-alfa (α-SMA) y la deposición de colágeno en las células HSC-T6, con el consiguiente efecto antifibrótico; mientras que altas concentraciones (40 microM) inducen apoptosis e incrementan el citocromo C en dichas células. Esto resulta prometedor para prevenir y tratar a quienes presentan fibrosis hepática. 43

  • Hipoglucemiante

Un estudio mostró el efecto sinérgico del curcumin y la insulina sobre el metabolismo de la glucosa.

Otros investigadores evidenciaron que el curcumin posee efecto antihiperglucémico, pues incrementa la sensibilidad a la insulina, por atenuar los niveles de TNF-α en ratas con dieta alta en grasas y por su efecto antilipolíticos (al disminuir los ácidos grasos libres en plasma). Estos efectos son comparables a los del hipoglucemiante rosiglitazona, por lo que el curcumin puede actuar de forma similar en pacientes obesos con diabetes de tipo II. 45

  • Hipocolesterolémico

El extracto etanólico del rizoma de esta planta, por un lado, redujo las tasas sanguíneas de colesterol y triglicéridos en ratas y, por otro, disminuyó los niveles de lípidos peroxidados en sangre, lipoproteínas oxidadas y fibrinógeno, de manera que constituye un coantioxidante de elección para prevenir y retardar la aterosclerosis; también se plantea que la cúrcuma puede reducir los niveles de la lipoproteína de baja densidad (LDL) y el colesterol total en sangre, 6,11 pero se necesitan estudios en humanos antes de hacer una recomendación.

  • Vasodilatador

En un estudio preclínico se mostró evidencia indirecta de que el extracto metanólico de cúrcuma relaja el endotelio de la arteria mesentérica superior en ratas, mediante la inducción del intercambio Na+/Ca2+. 46

  • Antiplaquetario

Se ha demostrado que el aceite de la cúrcuma, altamente lipofílico, posee acción antiplaquetaria en ratas y facilita así la reperfusión en la isquemia miocárdica. Todo lo anterior muestra su eficacia y seguridad como agente antiplaquetario y como protector del miocardio contra la trombosis intravascular. 47

  • Neuroprotector

A los efectos, el aceite esencial de la cúrcuma reduce la acumulación temprana de productos oxidativos y produce efecto antiapoptosis en la isquemia cerebral focal transitoria. Lo anterior sugiere que dicha acción neuroprotectora está asociada con su actividad antioxidante, de gran valor terapéutico no solo en las personas con infarto cerebral, sino también en quienes presentan otros desórdenes cerebrales que cursan con estrés oxidativo. 48

  • Incremento de la memoria

Un nuevo estudio reveló igual efecto que el resto de los curcuminoides en cuanto al incremento de la memoria frente a la amnesia inducida por escopolamina, lo cual sugiere un mecanismo adicional. Por tanto, representan un potencial terapéutico en pacientes con la enfermedad de Alzheimer. 49

  • Antiviral

Se observó que el curcumin presente en la cúrcuma puede tener actividad contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), pues en condiciones in vitro moduló la activación de la expresión del gen HIV-LTR (inducido por luz ultravioleta), al inhibir principalmente la activación del factor nuclear NF-κB, 50 aunque se deben realizar nuevos estudios en esta área. 12

  • Antifúngico

El rizoma de la cúrcuma posee actividad proteolítica y mostró actividad antifúngica in vitro contra los hongos patógenos Pythium aphanidermatum, Trichoderma viride y Fusarium sp, lo cual representa una alternativa en el tratamiento para combatir la infección por tales gérmenes. 51

  • Modula la toxicidad de aflatoxinas

USOS

El extracto de esta planta es utilizado como colorante alimentario de dos formas: como cúrcuma (extracto crudo), catalogado con el código alimentario de la Unión europea como E-100ii.

Muestra un color amarillo y se extrae de la raíz de la planta; y como curcumina (estado purificado o refinado); ambos estados denominados en general como cúrcuma.

La cúrcuma es uno de los ingredientes del curry en la gastronomía de la India y aporta un color amarillo intenso característico, procedente de la raíz de la planta. Es muy poco estable en presencia de la luz pero se puede mejorar su estabilidad añadiendo zumos cítricos.

Los componentes químicos más importantes de la cúrcuma son un grupo de compuestos llamados curcuminoides, que incluyen la curcumina (diferuloylmethane), demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina. El compuesto mejor estudiado es la curcumina, que constituye 3,14% (en promedio) de la cúrcuma en polvo. Además hay otros importantes aceites volátiles tales como turmerona, atlantona y zingibereno. Algunos constituyentes generales son azúcares, proteínas y resinas.

Historia

Las propiedades de la cúrcuma fueron utilizadas por primera vez en la India entre 610 a. C. y 320 a. C. En aquella época se utilizaba como colorante para la lana. A lo largo de la historia se ha empleado para colorear partes del cuerpo, pero su uso más extendido ha sido el de colorante textil. Se emplea para teñir algodón, lana, seda, cuero, papel, lacas, barniz, ceras, tintes, etc.

pastedGraphic_2.png

Flor silvestre en Cooktown, Australia.

Es una de las especias más usadas en la gastronomía de la India como colorante alimentario para el arroz, carne y diversos platos. También forma parte de las especias que dan color como el curry. Actualmente se comercializa como el aditivo alimentario E100 o cúrcuma. Es el componente que le da el color amarillo intenso característico a la mostaza preparada tipo americano (la usada en perritos calientes, hamburguesas, sándwiches, etc.).

En algunos países de Hispanoamérica es conocida como palillo, y en algunos países como Colombia se le conoce como azafrán de raíz. Es un condimento muy utilizado en la cocina tradicional y se comercializa tanto la raíz como el polvo.

También se emplea mucho en Okinawa, Japón, donde se sirve junto con el .

La cúrcuma también se utiliza para la formulación de algunos cosméticos. Se emplea en algunos protectores solares, y las mujeres hindúes la usan como gomina. Además, el gobierno tailandés está participando en un proyecto para aislar un compuesto de la cúrcuma llamado tetrahidrocurcuminoide (THC). El THC es una sustancia incolora que tiene propiedades antioxidantes y puede tratar algunas inflamaciones de la piel. Esto hace que sea uno de los ingredientes de muchos cosméticos.

Además, un papel impregnado en cúrcuma se emplea en la detección de boro.

 

SI TE HA GUSTADO PUEDE INTERESARTE: