2021 está siendo el año Internacional de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible. Una oportunidad para apoyar a las Industrias Creativas para un desarrollo sostenible como es Nativum. Tras el año 2020 que fue el año Internacional de la Sanidad Vegetal y del Personal de Enfermería y Personal que trabaja en partos el 2021 fue designado por la ONU como el año Internacional de la Paz y la Confianza, el año para la Eliminación del Trabajo Infantil,  el año de las Frutas y Verduras y el año de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible.

El Año Internacional de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible fue elegido en la 74ª Asamblea General de las Naciones Unidas. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

Sin duda alguna no podrían haber acertado más en la elección del tema a impulsar cuando se determinó en 2017. Las circunstancias en las que nos encontramos después de un año 2020 tan complicado en todo el Mundo debido al COVID-19 han favorecido el desarrollo de las industrias creativas.

El 2020 ha sido un año que ha puesto en evidencia hasta qué punto la especie humana es dependiente del sistema alimentario y de la transmisión del patrimonio intelectual cultural.

¿Pero, sabemos qué es la economía creativa?

La economía creativa es aquella que fomentan las empresas que difunden la cultura o productos a través de medios tecnológicos. No es nueva ni novedosa.  Las empresas que forman parte de la economía creativa difunden contenido en cines, o facilitan la difusión de contenidos en la radio o en la televisión o a través de servicios en línea. Son también las empresas a las que podemos comprar productos en centros comerciales o los libros o la música que una persona puede escuchar en cualquier trayecto.

La principal aportación de la que se parte en estas industrias proviene de la propiedad intelectual original o con derechos de autor.

Las «industrias creativas» que son los motores de la economía  creativa son industrias como la publicidad, la arquitectura, las artes y artesanía, el diseño, la moda, el cine, el video, la fotografía, la música, las artes escénicas, la publicación, la investigación y el desarrollo, el software, los juegos de ordenador, la TV y la radio.

Con todo ello en el 2021 el objetivo es impulsar un sistema económico más creativo y sostenible. Algunos cambios se han ido implementando para adaptar mejor las Empresas al Covid. Para ello se ha invertido en tecnología y buscado diferentes maneras de fomentar una economía sostenible, es decir, durable, circular que beneficie a las Empresas, a la sociedad y que no perjudique al medio ambiente.

La economía creativa supone a día de hoy el 3% del PIB mundial creando 30 millones de puestos de trabajo. La creatividad es ilimitada y por eso es la industria del mañana.

Pero la crisis sanitaria también nos muestra lo esencial que es la creatividad para nuestro bienestar, para nuestra supervivencia. En 2020, la gente encontró consuelo y resistencia en las películas, las series, la música y la danza. Este mayor aprecio por las artes hace que 2021 sea el momento oportuno de la historia para celebrar e invertir en la economía creativa.

Únete a nosotros y libera el poder de la creatividad para un mañana resiliente. Nativum, el poder de la tribu.

Podría Interesarte: